Ante todo no hagas daño

“Primum non nocere”. Una máxima atribuida a Hipócrates, que con el paso del tiempo se ha ido diluyendo. La Medicina ha relativizado el principio de no maleficencia, justificando efectos colaterales de todo tipo con la presunta intención de lograr un beneficio mayor. El problema es que demasiadas veces ese beneficio ni es mayor ni es beneficio, y los daños causados, físicos, emocionales, vitales, no han justificado la decisión previa. Es cuestión de proporcionalidad.

Un libro sorprendente

Me ha sorprendido enormemente la lectura del libro del Dr. Marsh. Su descripción a pecho descubierto de las entretelas de su especialidad, la neurocirugía, sin tapujos, desde la honestidad, y de forma descarnada, no te pueden dejar indiferente. No importa si eres médico o profano, porque las perspectivas están todas sobre la mesa.

No es habitual, y menos en una especialidad que tiene en su mano como pocas la vida o la muerte de los pacientes, encontrar tanta humildad. El hombre se impone al científico, y mira atrás con lucidez, diseccionando con la firme e implacable mano del cirujano las diferentes caras de la medicina, del sufrimiento, del sistema, sin concesiones, como un reportero que describe y analiza sin querer disculpar ni proteger, simplemente exponer. Pero qué brillante y certera es la exposición.

Los médicos se equivocan

Aparecen temas como la evidencia de que se cometen errores, que en su caso pueden costar vidas o grandes discapacidades, pero que a menudo forman parte de nuestra falibilidad, como humanos. El camino para ser un buen y experto neurocirujano, el que todos querríamos que nos operara, pasa por operar mucho y cometer no pocos errores. Una afirmación muy dura, porque esos errores tienen consecuencias. 

El mismo temor a equivocarse, del que probablemente se es más consciente cuanto más veterano se es, le genera miedo al fracaso, y el endurecimiento con el que se parapetó en sus inicios se va desintegrando. 

Palabras para la esperanza, esa palabra mágica con la que muchos enfermos acuden a él, como última posibilidad de ganarle un tiempo a la parca. Esperanza que, aún sin mentir, nunca debe negarse. Palabras para el valor que tiene para algunos enfermos el poder vivir unos meses más, sabiendo que solo será eso, unos meses más. Digno de reflexión. 

¿Y la incertidumbre?

“Poca gente ajena a la medicina comprende que la mayor tortura para los médicos es la incertidumbre, más que el hecho de tratar a menudo con gente que sufre o que va a morir"

Cuán cierto es. No solo los pacientes han de lidiar con la incertidumbre, los médicos también (y pobre del que no dude), y eso nos genera malestar, o sufrimiento, porque somos humanos. 

“Gran parte de lo que ocurre en los hospitales es cuestión de suerte, y la suerte puede ser buena o mala”

Demoledora afirmación en el prólogo del libro, antídoto contra la vanidad y el endiosamiento.

También hay críticas a la absurda burocracia y obsesión por la confidencialidad, que tanto entorpece la asistencia a los enfermos. Consuela ver que los ingleses, tan pragmáticos ellos, se topan con los mismos monumentos a la estupidez del sistema que nosotros. 

“Operar es la parte más fácil… todas las dificultades tienen que ver con la toma de decisiones”

Efectivamente. Operar, pautar un tratamiento, eso es relativamente sencillo. Ponderar las decisiones, con pros y contras, incluyendo al protagonista en el proceso, eso es lo difícil, y en paliativos sabemos lo que significa. 

“Sentí vergüenza, una profunda vergüenza, no por haber fracasado en salvarle la vida, sino por la pérdida de la impasibilidad profesional y por un pesar que me pareció de lo más vulgar en comparación con la serenidad y el sufrimiento de la familia”

Una frase impactante. Hay veces en que los médicos sentimos cómo nos empequeñecemos ante la grandeza de quienes atendemos con mayor o menor acierto.

“Cabría esperar que ser testigo de tanto dolor y tanto sufrimiento lo ayudaría a uno a ver sus propias dificultades con perspectiva, pero, por desgracia, no es así"

Humilde hasta el final. ¡Bravo, Dr. Marsh!


Enter your email address:

Delivered by FeedBurner


Escribir comentario

Comentarios: 0

Contacto

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.